México tiene potencial para convertirse en unos de los principales mercados para vivienda vacacional, su bajo costo de vida, la proximidad a Estados Unidos y los excelentes servicios médicos son sólo algunas de las razones que hacen atractivo al país ante la mirada de los inversionistas extranjeros.

En entrevista para En Concreto, Gene Towle, socio director de Softec, indicó que este año en el segmento se esperan inversiones por 39 mil 680 millones de pesos para la edificación de 7 mil 223, siendo así el único rubro residencial que no tendrá una contracción.

Explicó que el mercado vacacional mexicano creció exponencialmente de  2003 a 2007 gracias a la entrada de compradores de EEUU que tenían financiamiento muy barato. Después de la crisis financiera del 2009 el mercado regresa a compradores “cash” mexicanos y a partir del 2015, recuperó volumen al regresar los compradores de extranjeros.

INVERSIONES SE QUEDAN CORTAS

El socio fundador de Softec señaló que la vivienda vacacional en México es un sector que no le ha interesado a ningún gobierno o regulador, a pesar de que podría generar una inversión de entre 12 y 20 mil millones de dólares al año.

Declaró que actualmente se están produciendo un tercio de las viviendas vacacionales que se construían hace 10 años, lo que indica que “este es un sector está completamente descuidado”.

Aseveró que mientras no exista un esfuerzo concertado de generar instrumentos de crédito para inversionistas que quieren dejar su dinero aquí, este sector no va avanzar, “este sector podría generar unas 30 o 40 mil viviendas al año y una inversión de entre 12 y 20 mil millones de dólares al año en México, pero a nadie le interesa”.

Towle recordó que en 2017 se hicieron 18 mil viviendas de este tipo, y actualmente se están edificando entre 2 y 3 mil. “Hay mercados que por sí solos han vuelto a reaccionar como en Los Cabos o el de San Miguel de Allende; pero destinos como Acapulco o la Riviera Maya, siguen muy flojos”.

El socio director de Softec explicó que “el gran reto es que no tenemos modelos de expansión y ocupación territorial para que exista un estrategia de infraestructura antes de que siga creciendo la demanda de productos inmobiliarios”.

DETONAR EL MERCADO

Ante el gran potencial que tiene el segmento vacacional en México, Antonio Hánna,  presidente de la Federación Internacional de Bienes Raíces en su capítulo para las Américas (FIABCI), indicó que para lograr un mayor impulso es necesario reformar el Artículo 27 Constitucional, el cual prohíbe la venta de viviendas  a extranjeros en playas y fronteras.

Enfatizó, en charla con EN CONCRETO, que si México quiere ser competir con otros mercados, tiene que desregular este tipo de limitantes que lejos de dar confianza producen incertidumbre, sobre todo al considerar que “un inversionista quiere certidumbre, pues deposita su capital en un lugar donde espera sea redituable”.

“Un gran pendiente para nuestro sector es que salga del Senado la modificación del Artículo 27°, el cual permite que los extranjeros  puedan comprar sin la necesidad de un fideicomiso o empresa. Fue una ley que se hizo hace muchos años para buscar salvaguardar las soberanía del país, pero las circunstancias han cambiado”.

Según estimaciones de la Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios (AMPI), de permitirse a los extranjeros adquirir inmuebles en una franja de 100 kilómetros de la frontera y de 50 kilómetros de las costas, el impacto se vería principalmente en la Riviera Maya, Riviera Nayarit, Los Cabos, Puerto Vallarta, Tijuana y Mexicali, la industria crecería 30% más en los mercados mencionados.

En la actualidad, de acuerdo con estimaciones de Softec, el 86% del mercado tiene un valor interior a 500 mil dólares, mientras que el con un precio superior a un millón de dólares  representa el 13% del mercado actual; sin embargo, cuando hubo financiamiento, llegó a representar más del 29% de las ventas.

EL PRINCIPAL CLIENTE

Respecto a los principales consumidores de este mercado, los especialistas concordaron que los compradores estadounidenses son el mercado objetivo luego que representan un mercado valuado en 144 mil millones de dólares, de los cuales las propiedades vacacionales mexicanas solo participan con un 1 por ciento.

“Es un mercado muy atractivo, donde podemos aspirar al 5% de participación. Prueba de ello,  según datos del Buró del censo de los EEUU y la autoridad fiscal, en la actualidad hay entre 3 o 6 millones de estadounidenses viven fuera de su país, de los cuales  hasta un millón radican en México”, indicó Antonio Hánna.

En este sentido, el director de Softec que se tienen condiciones que deben ser aprovechadas. Por ejemplo, si comparan los  precios por metro cuadrado con  destinos  populares  en  EEUU,  es claro  que  México  ofrece  una  ventaja  clara  a  un  comprador internacional. Propiedades  comparable  con  frente  de  playa  cuestan  un  tercio que  en  Miami,  Los  Ángeles  y  otros  destinos.

“El precio  promedio  de  una propiedad  vacacional  en México  en  2018  fue  de 264 mil dólares, los  mercados  con  el  precio más  alto  fueron  Los  Cabos con 537 mil dólares; no obstante, este valor se ajusta a las expectativas de compra de los consumidores de Estados Unidos”.

El producto con un valor interior a  500 mil dólares representa el 86% de ese mercado, para producto con un precio superior a un millón representa el 13%. Cuando hubo financiamiento, llegó a representar más del 29% de las ventas. 

 

 

David Romero . (2019). Vivienda vacacional, un segmento con potencial. 09/10/2019, de En Concreto Sitio web: https://grupoenconcreto.com/vivienda-vacacional-mexico-softec/

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *